El párrafo y su clasificación

Un párrafo expresa de forma completa una idea, es una unidad de pensamiento que puede estar conformado por una o varias oraciones. Hasta una palabra podría ser un párrafo. Generalmente se lo reconoce porque comienza con mayúscula y sangría y termina con un punto y aparte.

Puede identificárselo por medio de llaves y, para reconocer la idea que desarrolla, se le puede agregar un título o frase corta que refleje su contenido (esta es una muy eficiente técnica de estudio).

Los párrafos no deben ser muy extensos, no deberían superar los diez o hasta quince renglones, ya que de hacerlo, podríamos perder la idea central.

Su clasificación según su contenido y su función

  1. Según su contenido, pueden ser:
  •  Narrativos o cronológicos: son aquellos formados por una secuencia de afirmaciones en la que se exponen hechos en orden gradual o progresivo.
  • Descriptivos: caracterizan y detallan objetos, sucesos, procesos.
  • Argumentativos: expresan opiniones, posturas e ideas con la intención de persuadir o convencer al destinatario sobre un determinado tema polémico.
  • Expositivos: son los que desarrollan aspectos del tema que se está tratando, presentando información o profundizándola.

             2. Según su función, pueden ser:

  • De introducción: es el que empieza el texto sin aportar ninguna idea principal, presenta el tema del que tratará. El párrafo es informativo: cuando el texto empieza dando información importante como por ejemplo, una definición. Son los dos tipos de párrafos con los que se puede iniciar un texto.
  • Párrafo central: se estructura en torno a una oración principal, fundamental para el texto.
  • De Excepción: la oración principal se encuentra diluida en todo el párrafo, o la idea central está implícita en él por lo que hay que interpretarla.
  •  De transición o de enlace: sirve de nexo o tránsito hacia otro párrafo. Se lo utiliza para reforzar el tema del que se venía hablando o para cambiar el mismo.
  • De conclusión o síntesis: se cierra el tema y refuerza lo tratado a lo largo del texto. Si el párrafo no cumple con las dos funciones mencionadas, se considera al último párrafo como de conclusión.

 

Ejercitamos juntos

a) Lean el siguiente texto expositivo, señalen los párrafos por medio de llaves y luego coloquen un título que refleje de qué trata cada uno.

b) El texto no posee título, teniendo en cuenta los títulos colocados en cada párrafo, creen el del texto.

       Muchas de las actividades que realizan los estudiantes -investigación, lectura, preparación de expo­siciones orales, redacción de informes- se pueden llevar a cabo con eficacia en las bibliotecas.

      Como sabemos, una biblioteca es el lugar donde se guardan en forma ordenada libros para la lectu­ra y otros materiales de consulta como diarios y revistas (hemeroteca), películas, diapositivas, grabacio­nes, etcétera. Existen diversas clases de bibliotecas, de acuerdo con el tipo de materiales que reúnen, las instituciones de las que dependen, el público que reciben y los usos previstos. Hay bibliotecas privadas y públicas; nacionales, provinciales o municipales; de acceso libre o restringido; generales o especiali­zadas en alguna temática; de cárceles, cuarteles y hospitales; para niños; para estudiantes; para ciegos; fijas o móviles como la bibliolancha; etcétera.

     La biblioteca escolar es la que forma parte de una institución educativa y está destinada a los chicos y jóvenes que estudian allí. Sus funciones principales son asistir a los alumnos en las actividades de apren­dizaje,  proveer materiales para el trabajo de los docentes y difundir la lectura entre los estudiantes. La bi­blioteca pública, por su parte, responde a una amplia gama, es decir, variedad de necesidades: información, documentación, educación y entretenimiento a través de la lectura.

       Muchas bibliotecas públicas cuentan con salas destinadas especialmente a los estudiantes. Los mate­riales que se ofrecen y los procedimientos de consulta se adecuan a sus necesidades específicas.

Fuente consultada: DURAN DE PERLO, Liliana. “Ahora sí puedo estudiar” Edit. Comunicarte. 2012. Córdoba.

2 Responses to “ El párrafo y su clasificación ”

  1. alex dice:

    esta buena esta pagina

Deja un comentario